miércoles, 6 de agosto de 2008

Cuando el "no" ya lo tenés...

Mierda me va a prestar el gato!

Esa es una de mis frases más utilizadas. Y viene a cuento del chiste aquel que decía que un forastero pincha un neumático en una ruta en el medio del campo y se encuentra con que no tiene el gato mecánico para levantar el auto y cambiar la rueda. Entonces su mujer le señala una lucecita a lo lejos y le dice que camine hasta ese rancho a ver si le podían prestar un gato (mecánico, obviamente). El forastero le dice "que mierda me va a prestar el gato! se van a pensar que soy un ladrón", pero la mujer lo convence, y ahí va a regañadientes caminando hasta el rancho, y mascullando todo el camino "mierda me va a prestar el gato! si seguro que llego y me sacan a cuetazos...", "mierda me va a prestar el gato! se va a pensar que se lo quiero robar, seguro!", "mierda me va a prestar el gato! mirá si le van a prestar las cosas al primero que les golpee la puerta". Cuestión que el forastero llega al rancho y toca la puerta, le abre un señor que muy amablemente le pregunta que desea, y el forastero re caliente le contesta: "sabés que?! metete el gato en el culo!".

Pero el tema en cuestión no es el chiste, sino la moraleja. Me cansa la gente que cuando se queja y le proponés una solución, te la descarta de plano argumentando toda una serie de elucubraciones dignas del poseedor de una bola de cristal!
Es decir, no debería ser más fácil intentar y ver que pasa? Me parece que todo el desgaste de imaginarse lo que te van a contestar o lo que va a pasar, es mucho más trabajoso que probar y ver que es en realidad lo que sucede.
Si te quedás de brazos cruzados, el "no" ya lo tenés... si accionás, tenés un 50% de posibilidades de recibir un "sí"; no es un panorama mucho más favorable?

La gente muy allegada a mí, que me conoce bien, ya saben lo que quiero decirles cuando me limito a responder "mierda me va a prestar el gato!"... Cada uno es el único culpable de su propia inacción, así que como cantaban los Illya Kuryaki, a mover el culo! y con los resultados en la mano, después vemos...

5 comentarios:

r.- el corre ambulancias dijo...

ay, negra, es mas facil quejarse y no hacer

y ese chiste mi viejo me lo conto unas 100000 veces

pero siempre me saca una sonrisa

Marlena dijo...

Si, el chiste es buenísimo, sobre todo si lo cuenta alguien con gracia para contar chistes (lamentablemente no es mi caso, yo contando chistes soy de caucho).
Besos

Intangibile, fluttuante con effetto ghost dijo...

Todos vivimos en una mediocridad desordenada, así el dueño del gato y el forastero que a pesar de todo sí tradujo su problema en acción para intentar subsanar la cuetión, pero la mediocridad pudo más...

Seguiré mirando por estos lares, tal vez me lleve algo para el blog, si saco algo te aviso.

Cuidate para mí, y seguí posteando así.

Marteem dijo...

Llegué buscando el chiste justamente para dar un ejemplo de esa vocecita que nos dice "y si te sale mal?" (o miles de variantes) cada vez que estamos a punto de tomar una decisión.
Gracias por el chiste. Buen blog!
Saludos.
http://agrupaciondepalabras.blogspot.com

Dario dijo...

Siempre hay gente que termina no pidiendo el gato, pero también - gracias a Dios - que cuenta esta historia y nos ayuda a reflexionar.
Yo llegue buscando la historia porque quería una versión armada, no lo que yo pudiera inventar de lo que me acuerdo, para pasarsela a alguien que creo le viene bien.
Muchas gracias por ponerlo en el blog.