lunes, 10 de septiembre de 2007

Cuando casa y hogar no es lo mismo

El primer departamentito que compré, lo sentí mi hogar desde el primer pie que posé en él... fue el resultado de años de mucho laburo, de ahorrar hasta la última monedita, de no gastar un centavo de más (y de un par de familiares copados que me prestaron los últimos manguitos que faltaban, lo cuales retorné en tiempo y forma, como correspondía).
Tardé 5 meses en mudarme a ese departamento luego de haberlo comprado, porque no tenía nada, entonces de a poquito hubo que empezar a comprar las cosas en millones de cuotas con tarjeta. Y cuando por fin quedó como yo quería, me mudé definitivamente. Era chiquito, de un ambiente sin divisiones, pero con un balconcito a cielo abierto, que me permitía ver el atardecer.
Entonces, no había cosa que me diera más placer que en los días de verano, llegar a horario del trabajo, y ponerme la sillita playera en el balcón, y así sin prender ninguna luz, poner música, preparar alguna bebida acorde y quedarme sentada ahí viendo el atardecer.
Eso me hacía sentir en mi hogar.

Y un día llegó el momento de progresar, y de pasar a algo un poquito más grande, así que puse en venta mi hogar, y compré lo que hoy es mi departamento. Desde que abandoné mi hogar, hasta que finalmente pude establecerme en mi casa, pasaron los peores 9 meses de mi vida, porque hubo problemas y no me lo entregaban, así que me ubicaron en una cajita de zapatos sin agua caliente ni calefacción, y allí pasé todo un invierno, bañándome con agua helada en días de 0 grados, cenando con la campera puesta, durmiendo con un colchón en el piso.
Hubo amenazas de juicio de mi parte, hubo amenazas de que me iba a quedar sin nada, de parte de los otros, hubo mucha pero mucha angustia.
Y cuando por fin me pude mudar a donde correspondía, se enfermó mi viejo y a los dos meses falleció.
Al poquito tiempo apareció mi negro adorado, y me ayudó a seguir poniéndole garra a esta casa, porque se le levantaron los pisos, y se encontraron otra variedad de defectos que nadie nos reconoció. Y así llegamos a lo que el departamento es hoy, con muchas cosas por arreglar, con faltante de muebles, pero habitable al fin.
Sin embargo, sigo queriendo un hogar... sobre todo ahora, que se agranda la familia. Sigo queriendo ese lugar donde llegar y sentirme absolutamente convencida de que no hay mejor lugar en el mundo.
Este departamento es nuestra casa, y no tengo lugar a dudas de que es mejor que nada, pero sigo sin sentirlo mi hogar.

11 comentarios:

ani. dijo...

Hola! Mirá, creo que entiendo, esta casa donde vivo hoy y que considero mi hogar definitivo (de aquí me sacan pata pa'delante) tiene más de 15 años de construída y todavía le faltan cosas. Aún así, es mi hogar desde que vinimos a vivir sin pisos, sin gas, sin agua más que en la cocina, nos bañábamos en invierno con un tachito y calentando el agua en una olla... Pero en mi vida me mudé tantos miles de veces, porque mis viejos nunca pudieron comprar y cada 4 o a más tardar 6 años nos pedían las casas y a empezar de nuevo, que también comprendí que el hogar en realidad está dentro de uno. No es un sillón, es una idea, un sentimiento, como quieras ponerlo. Seguramente ahora, cuando llegue tu hijo, los aromas de la maternidad te van a ayudar a reconciliarte con tu casa, y entenderla como hogar.
Un beso y que estés muy bien.

Zeb dijo...

No conocía toda esa historia...
Para mi siempre fue un sueño tan lejano el del hogar propio...mirando la realidad, las posibilidades...y sí...yo hoy también junto mango sobre mango...me doy algún gusto, pero trato de guardar lo más posible para el día de mañana poder tener algo MIO.

Leía lo q te firmó Ani...quizás también el hogar pase por lo q uno lleva dentro...claro q lo q vos llevás dentro difiere de lo q la realidad te muestra...pero con lo poco q te conozco, puedo decir q una y otra vez saliste adelante y lograste tus objetivos (ese monoambiente con balcón y lo q crece en tu panza son una muestra de ello), por lo q seguramente encontrarás la forma de arreglar lo q haga falta...

Anyway...me querés pasar la dirección de los q te quisieron cagar?? Yo puedo hcaer q tengan un "pequeño accidente" eh :op

Besote

Zeb

CARO dijo...

Negra, nunca compre y desde que me fui de mi casa cuando tenia 17 años no encontre ningun departamento al que pudiera llamar hogar, eran techos, con cosas mias, pero techos al fin.
Ni siquiera cuando tuve a Nacho pude sentir hogar el lugar donde estaba habitando.
Pero ahora si, creo que es el sufrimiento que pase para conseguir el depto qeu tenemos ahora con r.- que puedo decir que encontre mi hogar, mi lugar en el mundo.
Si cambian este depto, que sea para mejor.
Besotes

Hurricane dijo...

Por supuesto que casa y hogar no es lo mismo, de hecho fijate que en las casas que tienen un "hogar" en forma física, siempre se lo representa como lugar de reunión de la familia, independientemente del resto de la casa.
Como fue expresado en los anteriores comentarios, el hogar es donde te sentís en comodidad y a tus anchas, eso depende de cada uno. Tal vez todavía falten algunas experiencias que hagan de ese lugar algo mas tuyo (o mas de ustedes).
Saludos

Mariposa Tóxica dijo...

Yo amo mi departamentito alquilado y medio pelado... Lo amo porque me da paz, porque comparto la vida contidiana con mi amorcito, porque sé lo que me costó tomar la decisión de dejar el nido y lo bien que me hizo. Pero todavía sueño con tener un techo propio, que diga 'propiedad de Addy' =)

Me gusta mucho como escribís... Me gustaría que leyeras '10 cosas que me molestan de la gente' y me dieras tu opinión [mariposa-toxica.blogspot].
Shhhhh... Ese es mi flog secreto. No lo divulgues... ;)

Besos Tóxicos!

Addy

ItoCuaz dijo...

Uhhhhhmmmmm... sábes?? Cuando papá nos dijo que había comprado casa nueva en un barrio de mayor nivel económico yo me quejé con él diciéndole que no pudo haber hecho tal cosa sin habernos consultado, ¿cómo quería darnos una sorpresa buena si en mi barrio tenía a mis mejores amigos?... Me molesté con él, pero días después me dijo que vivir en el barrio en el que había comprado la nueva casa siempre había sido un objetivo de vida para él, tal vez un sueño. Yo le repliqué diciéndole que ya teníamos un hogar... se quedó callado un buen rato, y después me dijo que el hogar no lo conforma una casa, un apartamento, una pieza: un hogar lo conforman todas aquellas personas con quienes vives.
y sí, tanto me gusta vivir en mi hogar, aunque ya no sea en el viejo barrio, que no planeo irme de aquí hasta... uhhhhhhhmmmm, los 40??? Jajajajajajajajaja

Besos Marlena, espero poder verte en mi vuelta a BsAs. Abrazos al Negro y al "porotito".

Marlena dijo...

ani: Yo también siempre fui de la creencia que el hogar lo hace uno, pero acá no puedo lograr ese sentimiento que sí tenía en mi otro dpto. (y que obviamente siempre tuve mientras viví con mis viejos). Cuando decidimos convivir con el negrito, pensé que eso iba a cambiar, y sin embargo tampoco, si bien nosotros nos sentimos una familia desde el primer día, no logramos el arraigo al lugar donde vivimos... Quizás eso cambie con la maternidad como decís vos, o quizás debamos a esperar al próximo nidito, que con muchísimo esfuerzo espero que llegue dentro de algunos años. Te mando un besote
Zeb: jajaja no te los recomiendo! con el tiempo me enteré de que ellos mismos han hecho parecer un accidente algunas cosas... Gracias por las cosas lindas que decís! y seguí adelante con el ahorro, cuesta y es duro, pero los frutos valen la pena todo el esfuerzo. Te mando un beso grande.
Caro: Quizás no sea el sufrimiento, sino la compañía lo que haga que este sea tu hogar... Esa felicidad que están sintiendo ahora, puede ser el hogar que buscabas. Ojalá algún día cambiemos para mejor, por el momento estamos haciendo los mejores esfuerzos porque así sea! Un besote enorme
Hurri: Yo creo que el rechazo que siento, tiene que ver con que me hizo sufrir mucho, y porque los peores momentos coincidieron con los primeros meses en este dpto... Luego la convivencia trajo muchos momentos maravillos, pero es como que me quedó ese resentimiento que no puedo evitar. Igual, no es que esté a disgusto o incómoda en mi casa, sólo que nunca pude lograr ese sentimiento de estar en mi hogar. Besitos!
Mariposa: El techo propio es un logro impagable, pero el sentimiento de hogar que vos tenés, aunque sea en un dpto alquilado, no tiene comparación. Igual estoy segura que vas a lograr tu objetivo, y a ahí vas a ser doblemente feliz.
Ya pasé por tu morada, y me encantó lo que escribiste! Me la dejé en los bookmarks para pasar a visitarte seguido. Un beso muy grande
Ito: Creo que el hogar no sólo lo conforman las personas con las que vives, sino también las vivencias que pasas en él... y creo que es por eso que no puedo sentir a éste, mi hogar. Capaz que el día que las vivencias buenas superen a las vivencias malas, me arrepienta de esto que digo, y no me quiera ir de allí nunca. Te mando un beso gigante!!!

Araña dijo...

Que más decir que no hayan dicho más arriba!
Hogar no son las paredes ni los pisos.. Hogar es la compañía, la luz del sol, lo que uno le pone de onda, los olores, los ruiditos..

Muy lindo post.. Marle.. un beso a vos y al porotitus..

Dracula con Tacones dijo...

Yo viví en un departamento dos años sin abrir las cajas, definitivamente no era mi hogar... pero vos no te preocupes, que tenés todo para que tu casa muy pronto se vuelva el hogar que estas esperando, vino mal parido y eso bajonea, pero a no desesperar que va a llegar todo tal y como lo esperas.

Besitos!

Perroxido dijo...

Marle: lo que te dicen todos, creo: El hogar ya lo tenés con el Negro y le futura personita que llevas adentro. Lo que falta es amoldar un poco el depto. Pero el calor de hogar, el de la familia que vas armando, ya lo tenés.
Besos

amaliovilla dijo...

Cómo te entiendo...
Este año me fui de mi casa, porque no me sentía cómodo, pero en donde estoy alquilando, tampoco...
Cuestión de tiempo, espero, digo, para poder tener lo mío, y mi propia familia.
Fuerza! y a construir hogar!